Estado andaluz, diáspora y moriscos

Redacción Málaga. 21 diciembre 2019

El Partido Renacimiento y Unión de Europa (PRUNE) nos invita en una carta abierta, a apoyar y difundir un comunicado en el que se anuncia que han presentado una denuncia contra el gobierno de España, “por infracción del Derecho en la Unión Europea, por la discriminación infligida al colectivo de los descendientes de los ´españoles´ moriscos y andalusíes, por agravio comparativo al haber dictado una ley en la que los judíos sefardíes podían acceder a la nacionalidad española, y no reconocer al colectivo andalusí”.

Desde el Partido Nacionalista Andaluz les informamos en su momento, que habíamos comenzado las acciones oportunas en esta dirección, con la ayuda de nuestros socios políticos para la defensa de la diáspora. No es el momento de desunir ni buscar protagonismos, sino de unir esfuerzos colectivos en el beneficio de la comunidad andalusí castigada desde hace siglos por la Corona de Castilla y Aragón, española que hoy ostenta Felipe VI. Por ello, la única condición que exigimos al Partido Renacimiento y Unión de Europa, es que deje clara su posición con respecto al actual estado monárquico español y a la Nación Andaluza, heredera de al-Ándalus. Es preciso recordar que entonces España no existía, por lo que es imposible que fueran españoles. No eran españoles, eran andaluces y siguen siendo andaluces.

No sería de lógica apoyar una moción que nace de ningún partido que reconozca a la Monarquía española que tantos sufrimientos ocasionó y ocasiona al colectivo andalusí. Sólo desde un posicionamiento claro en contra de la Monarquía católica española, y el reconocimiento expreso de la existencia del Estado andaluz como única patria de toda la diáspora andalusí, practicaran el credo que practicaran, podríamos apoyar dicha reivindicación de Justicia, pero nunca desde posiciones bastardas y traidoras a los andalusíes oprimidos.

Es por tanto que, antes de manifestar nuestro apoyo a la propuesta del Partido Renacimiento y Unión de Europa, necesitamos saber la respuesta a nuestra reclamación de posicionamiento político con respecto al actual Estado español y la Monarquía católica que la representa. 

En caso de no hacer renuncia expresa a la Monarquía, ni reconocer la existencia del Estado Andaluz, será del todo imposible apoyar dicha denuncia, con lo que continuaremos el camino ya emprendido, del reconocimiento de la Comunidad andalusí desde el nacionalismo andaluz, y el Estado andaluz que defendemos.

3 thoughts on “Estado andaluz, diáspora y moriscos

  1. Estos señores, no deben saber que Al Andalus no era solo Andalucía, que los moriscos estaban y estamos en toda España o mejor dicho en la Península Ibérica, que los moriscos de Hornachos, municipio de BADAJOZ(EXTREMADURA) crearon la republica de Sale, ejemplo de la no pertenencia a Andalucía.
    Por favor no hablen de posicionamiento a favor de la monarquía o la republica, hablen de la lucha por el reconocimiento del genocidio a las personas que profesaban la fe musulmana, el PRUNE inició su lucha hace mucho tiempo, continuando la que otros partidos, fundaciones y colectivos nacionales e internacionales, iniciaron hace muchísimos años, el PRUNE solicito al presidente en funciones Pedro Sánchez, el reconocimiento histórico de todos los derechos de este grandísimo colectivo, tal como hizo el Sr. Rajoy con los judíos sefardíes en el año 2015, estando esta propuesta en fase de estudio en el Ministerio de Justicia.
    De todo ello tenemos documentación al respecto, así que no hablen de oportunismo, hablen de si están a favor de ayudarnos en esta lucha, aunque quizás ustedes piensen solamente en que su lucha sea exclusivamente a favor de los descendientes de los andalusíes y moriscos que vivían en Andalucía.

    1. Estimado Señor Ismail: debemos ir por partes. Primero, es absurdo ignorar la relación de hermandad que siempre ha existido entre Badajoz (el reino de Badajoz, más extenso que la actual provincia administrativa) y Andalucía, porque esa relación de amistad ha existido, le pese a quien le pese. 2) Hornachos está a un paso de Bienvenida, Llerena y Campillo de Llerena que, hasta 1834 formaron parte del Reino de Sevilla. La división del reino y el invento de las provincias, por fortuna, no ha logrado romper los lazos amistosos entre ambos reinos. 3)La república de Salé es lo único que diluyó levemente esos lazos, pues, mientras los sevillanos, cordobeses y granadinos exiliados (de aquellos reinos, no de estas provincias, que entonces no existían) colaboraron con el reino de Marruecos, la república de Salé se «salia» de la tónica y establecia un enclave de piratería y comercio de esclavos, algo que desde mucho antes ya repugnaba al espíritu pacífico de lo andaluz y andalusí y eligieron para «rey» un holandés sanguinario. Es en lo único en que un grupo de fornacenses se distinguieron del comportamiento andalusí. 3) El gentilicio «andalusí» corresponde a los habitantes de al Andalus. «Andalus» es una traducción literal del griego al árabe de la palabra «Atlántida», cuyo significado es «lugar del agua». Aun no habían pantanos, se referían a la mar y al paisaje fractal de las cuencaa del Guadalquivir y del Sur, que se comportan como vasos comunicantes. Las provincias fueron inventadas en 1833 e impuestas el 1 de enero de 1834 por la «reina gobernadora». Para eso se añadieron a la de Badajoz territorios de Sevilla y en la parte norte se creó la de Cáceres. Mezclar la etapa anterior a lo realizado después de 1834, es no conocer y querer embarrar los hechos. 4) al Andalus fue una de las cuatro provincias en las que se dividió administrativamente el Califato. Y, como se dió a esta una superficie similar, aunque bastante más grande, de la que había tenido la Bética durante el Imperio romano, Hornachos quedaba dentro de al Andalus. Pero al Andalus nunca fue la totalidad del Emirato-Califato. Las otras tres provincias eran: al Garb, al Musata y al Xark. El gentilicio andalusí sólo corresponde a los naturales de al Andalus, dónde se incluye gran parte de la actual provincia administrativa de Badajoz. 5) Durante la dominación visigoda, la zona que más se opuso al dominio fue el sur y suroeste de la península. Precisamente la ciudad de Mérida y su área de influencia, se integraron en el reino de Sevilla, creado por los rebeldes al imperialismo visigodo, para el que nombraron rey a Hermenegildo, hijo civilizado del sanguinario Leovigildo. 6) Ya en la Alta Edad Media, el reino taifa de Sevilla incluía gran parte del sur de la actual provincia administrativa de Badajoz, y dentro de ella la ciudad de Hornachos y otras muchas, desde el Atlántico al Mediterráneo. 7) Hay una línea imaginaria, marcada por las similitudes, que discurre desde el sur de Lisboa hasta el norte de Orihuela, en la que se incluye la casi totalidad de la actual provincia de Badajoz y algunas zonas de la de Cáceres, así como amplios espacios de la de Ciudad Real, muchos de los cuales formaron parte del reino de Jaén): es la línea de la «h» aspirada que, de forma más o menos marcada, se pronuncia en toda la zona al sur de dicha línea.
      Por lo tanto, debe quedar claro que: a) No es lo mismo Emirato-Califato que al Andalus Esta es una zona situada al sur, no su totalidad. B) Hornachos y gran parte de lo que hoy es provincia de Badajoz, estuvieron en la provincia meridional, la de al Andalus.
      No sólo esto: la relación de amistad y en algunos casos de dependencia, del reino Bereber de Badajoz, con el abbadí de Sevilla, ha hecho posible que ambas ciudades y toda la zona que va desde el norte del Guadiana hasta la línea Atlántico-Mediterráneo al sur, siempre hayan mantenido unas relaciones cordiales, más de hermandad que de amistad. Relación positiva que ningún fanatismo va a poder destruir, porque ni andaluces ni extremeños estamos dispuestos a permitirlo, al menos en la inmensísima mayoría en ambos casos.
      Por lo tanto, cuando el PNA dice «moriscos» se refiere a todos los naturales de cualquier reino o zona peninsular, porque así fueron denominados por los invasores cristianos, pese a que, en su mayor parte, nunca se habían convertido al Islam, lo que no les impidió vivir en armonía con sus vecinos, fueran de la religión que fueran. Y cuando dice «andalusí-andalusíes» se refiere a los vecinos de al Andalus, del al Andalus real, no de todo el Emirato-Califato, como ahora se nos quiere hacer creer. Por lo demás, no voy a entrar en la cuestión de quien fue el primero en pedir la nacionalidad andalusí para los expulsados y para los huidos, pues, si nos ponemos a buscar «pedigrée», los ha habido desde hace tiempo como usted mismo dice. Casi cincuenta años hace que lo reclamó de forma fehaciente el grupo cultural «Averroes estudio andalusí», que en ningún momento ha levantado la voz para reclamar su paternidad porque no hay protagonismo en su espíritu, sino, por el contrario, un fuerte deseo de colaborar con todo cuanto pueda ser de interés para Andalucía, Extremadura, Algarve, Alentejo y lo andalusí. El mismo que, no creo equivocarme al valorarlo, mueve al PNA Somos Andaluces.

    2. El Partido Nacionalista Andaluz defiende la Nación Andaluza en forma de Estado Republicano Andaluz, muy lejos de cualquier vinculación con ninguna monarquía española.
      Por tanto defendemos la unidad de los andalusíes como integrantes del Estado Republicano Andaluz y miembros de la diáspora Andaluza que, por desgracia sigue produciéndose, debido al exilio forzoso de nuestro pueblo, en busca de trabajo digno fuera de nuestra patria debido a la explotación española.
      No podemos, por tanto, acompañarles a rendir o pedir nada a la monarquía española, culpable de nuestra desgracia como pueblo, como Nación y cultura. Creemos que la monarquía es el problema y no la solución a los problemas de nuestros andalusíes en particular, y la comunidad morisca en su totalidad.
      Vivimos en 2019, y la realidad Andaluza, la que defendemos desde el PNA, pasa por reconocer a Andalucía como Nación, como Estado. No ser colaboracionistas de la monarquía española, ya que en ella se centra el germen de nuestra desgracia.
      Luchar por nuestros andalusíes “ANDALUCES” pasa por la lucha lícita, pacífica y democrática por la liberación de Andalucía lejos de Reyes españoles. La lucha por la dignidad Andalusí y la lucha contra la monarquía española son la misma, por lo que concluimos como comenzamos, no podemos acompañarles a arrodillarnos, ni pedir clemencia, para reclamar nada en nombre de los andalusíes y moriscos a ningún Rey español, es imposible e incoherente. La liberación se consigue, no se implora.
      Miramos al sur, siempre al sur, a Marruecos, Rif, Sahara, Argelia, Túnez, Mauritania, Malí, Canarias… y respetamos sus modos de gobiernos electos, pero desde el respeto y el reconocimiento mutuo. Son nuestros hermanos, nuestro comienzo y nuestro fin. Pero del mismo modo a América, y allá donde haya descendientes de ANDALUCES, pues todos y cada uno de ellos, practiquen el credo que practiquen, hayan nacido donde haya sido, son hijos de Andalucía, y por tanto, miembros del Estado Andaluz. Esa es nuestra lucha.
      En cuanto al resto de moriscos que no se consideren andalusíes, y por tanto no ANDALUCES, cuenten con nuestra total ayuda, siempre lejos de ningún sometimiento o pleitesía a La Corona de España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *