“Ni sí, ni no, sino todo lo contrario”

“Ni sí, ni no, sino todo lo contrario”

septiembre 22, 2019 0 Por Rafael Sanmartin
  • La Consejera de Medio Ambiente asegura “no se hará la carretera por Doñana”. y la de Fomento le desmiente.

El PP de Elías Bendodo y Juanma Moreno siempre estuvo a favor de una carretera que cruzara el Parque Nacional de Doñana, cortando el espacio ocupado por las dunas. Jaime Montaner, que desde su tiempo de presidente del Colegio de Arquitectos de Huelva comprendía la nula necesidad de esa carretera, escuchó a los defensores de la naturaleza, con los que estuvo, y suya es la frase “no habrá escobas para barrer esa carretera”.

Se habían hecho estudios, reiterados y documentados: el número de vehículos que se movían entre las provincias administrativas de Huelva y Cádiz, era de 109 diarios. Algo que, ni de lejos, justificaba el altísimo coste de una vía construida sobre las dunas, que desaparecería bajo ellas o se perdería con su movimiento, y el de un paso sobre el Guadalquivir, que tampoco podría hacerse en la Punta de Malandar, sino entre diez y quince kilómetros al norte del meandro de Bonanza. Diez mil millones de pesetas del año 1976, era el cálculo hecho por José Antonio Fernández Ordóñez, A eso había que añadir el coste de una carretera sobreelevada en zona de marismas, para acceder a ese hipotético puende, de unos diez kilómetros de longitud.

Se dejó de hablar de la construcción de esa carretera, a pesar de la presión ejercita por algunos vinateros. Ahora la quiere recuperar el tándem Bendodo-Moreno, pero ya no va por la costa, sino bordeando el norte de Doñana. Y ya no es una carretera sino una autovía. Una autovía para ganar no más de diez kilómetros, en el mejor de los casos. Porque entre la subida y bajada por las orillas del río y el puente (la zona o admitiría un paso inferior) y el desvío hacia Jerez, es posible que el recorrido fuera muy superior al de la unión entre las autopistas Sevilla-Cádiz y Sevilla-Huelva, que quedará terminada pronto por medio de la SE-40. Eso suponiendo que el boicot a Sevilla decretado por Bendodo, D. Elías, no paralice la construcción de esta circunvalación. No parece que pueda, porque la obra es del gobierno central. Lo sentimos por el disgusto que tendrá el hombre.

La Consejera de Agricultura y Medio Ambiente, Carmen Crespo, tranquilizaba la semana pasada, diciendo que no había ningún proyecto y que esa vía no se haría. Ahora la de Fomento, Marifrán Carazo, la desmiente, la deja en evidencia y asegura que sí. Que se el PITMA (Plan de Infraestructuras, Transportes y Movilidad de Andalucía”, incluye ya el estudio de esa Autovía. Y el parlamentario de Ciutadans por Huelva, Julio Díaz, asegura que esa vía se construirá, contra las indicaciones de la Unión Europea y de la Unesco, al tratarse de un Parque Natural de máxima importancia para Europa y una zona Reserva de la Biosfera. Da igual, Presumir de carreteras, cuando las infraestructuras ferroviarias son tan deficientes que incomunican en vez de comunicar, es fundamental para esta Junta ¿de Andalucía?. Aunque, tal vez, lo más seguro es que forme parte del plan de Bendodo para aislar a la ciudad de Sevilla. Pues, aún así, es mucho más económico y será más eficaz, unir las vías de Huelva y Cádiz a través de la SE-40, porque ahorraría la casi totalidad de la infraestructura, con el mismo o mejor resultado. Se comprende la contrariedad de Bendodo y sus colaboradores; pero no está en su mano impedir la terminación de la SE-40.

Foto: las dunas moviles avanzan hacia el interior y vuelven a nacer de forma constante