Un grupo de encapuchados intenta amedrentar en Sevilla

  • Al parecer habían convocado una falsa manifestación anti-fascista, para presentarse en ella armados de palos

No hay noticias de que la policía, presente por el amago de manifestación y la presencia de elementos móviles del Instituto Municipal de Deporte, haya intentando ni siquiera identificar a la docena de individuos que, sobre la una del mediodía han irrumplido en la plaza de la Encarnación, armados con palos y a los gritos de «putos catalanes» y «dónde están los antifascistas».

La concentración ha sido escasa, poco más de un centenar de personas ha llegado a reunirse en el amplio espacio de los «hongos monteserriles», en respuesta a la llamada realizada ayer por las redes sociales. Algunos miembros de grupos de izquierda llamaron la atención sobre la posibilidad de que fuera una trampa, porque el cartel no se correspondía con otros hechos por los propios grupos y además no llevaba firma alguna, cosa que llamó especialmente la atención. A través de las mismas redes algunas personas hicieron ver la rareza y contradicción de la convocatoria, lo que ha mermado de forma ostensible la presencia en el emblemático lugar, a las doce de mediodía, en que estaba convocada.

Según han informado algunos de los que quedaron en la plaza hasta pasada la una del mediodía, sobre esa hora se han presentado los neo-nazis, con el rostro cubierto por pañuelos o pasamontañas y armados con sendos palos, con los que es de suponer iban dispuestos a golpear a los convocados. Pero si es así, han llegado tarde pues, ante la escasa asistencia -como se dice más atrás- a las 12’35 la zona se quedó prácticamente vacía, ya que a esa hora sólo había poco más de cien personas en la escalinata y al pie de la misma y algunos pequeños grupos deambulaban arriba, en la llamada «Plaza Mayor», la que fue renombrada por la multitud «plaza 15 de mayo» cuando se produjo aquel movimiento ciudadano.

Lo verdaderamente extraño es que, salvo error, la policía que vigilaba la esperada concentración y los elementos del IMD preparados para la carrera de mañana, domingo 20, no haya intervenido ni siquiera para identificar a un grupo de personas que irrumpen gritando, con el rostro cubierto y armados con palos. Pero si, según Marlaska, «lo tienen todo controlado y han previsto todas las opciones«. ¿Quien habrá mandado a esa docena de provocadores?

Foto: gente en la plaza poco antes de las 12’30

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *