La Universidad andaluza crece en investigación

  • Pese a su esfuerzo, el gobierno andaluz le sigue negando financiación y quiere cerrar la Pablo de Olavide

Es lo que se comenta, con pesar, en los corrillos universitarios. Casi veinte mil estudiantes de la segunda universidad pública de Sevilla, pueden verse obligados a buscar reubicación si se lleva a cabo el plan de Bendodo de cerrar esta Universidad, la que cuenta con un «Campus» unificado, ya que la Hispalense está repartida en varios «campus» por la ciudad. La Hispalense es, en estos momento, la primera Universidad de Andalucía por estudiantes investigación y nivel científico, según el último baremo publicado, pero, sin embargo, ha bajado dos posiciones en el escalafón internacional, bajada que también afecta a otras universidades públicas andaluzas, como resultado de la política del gobierno de Moreno, contrario al desarrollo universitario.

La Universidad Hispalense se ha visto obligada a oponerse a los planes de la Junta, y ha creado varias titulaciones, en contra del criterio de la Consejería. Las autoridades universitarias hablan de un «mapa coherente y realista», frente a la Consejería, dominada por el poderoso vicepresidente, que se escuda en que «no se repitan las titulaciones ni los grados en las universidades», cosa ya materialmente imposible sin tener en cuenta las dificultades que sufrirían todos los universitarios andaluces, al verse obligados a viajar a una ciudad específica: aquella en la que se especializaran con exclusividad algunos estudios. Una reforma que sólo redundaría en perjuicio de la enseñanza universitaria, unos trasvases de locos, al cerrar facultades o reconvertirlas y por el tamaño que alcanzarían la mayoría de esas facultades, si se centraran los estudios para impedir que se den los mismos en distintos lugares. Tampoco ha dejado entrever Bendodo cuales serían las universidades en que se concentrarían los estudios, para impedir que dos o más, den la misma carrera.

Maqueta de una construcción impresa en 3D

Pese a los problemas que el ejecutivo andaluz está provocando a las universidades, estas se siguen moviendo, aunque con más dificultad. La Escuela Superior ESIC, por ejemplo, imparte ya el Título Superior en Digital Business. Y la Hispalense ha llevado a cabo a experiencia «Ideas Factory 5.0» que también se practica en otras universidades. En la de Sevilla, algunas de las iniciativas premiadas han sido tan novedosas e interesantes como «Dédalo», un proyecto sobre materiales de construcción sostenibles, impresos en 3D; Adol Essence, una web diseñada para conectar adolescentes enfermos con jóvenes voluntarios, para hacer más llevadero su ingreso hospitalario; «Certificars», un certificado de calidad para dar mayor garantía a los compradores de vehículos usados, y otras iniciativas en la misma línea, de aprovechar los medios digitales y la tecnología para hacer más fácil la vida de los seres humanos. «Ideas Factory 5.0», ha contado con la participación de casi un centenar de alumnos, de varias Facultades y se ha desarrollado en la de Ciencias Económicas y Empresariales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *