La “guerra de los molletes” en Antequera

La “guerra de los molletes” en Antequera

noviembre 12, 2019 0 Por Rafael Sanmartin
  • Dos panaderías pretenden hacerse con la Denominación de origen y dejar fuera al resto de empresas de la comarca

La “guerra del mollete” ha comenzado. Lamentable espectáculo el de unos empresarios en busca de la exclusividad, sin darse cuenta que una agrupación de fabricntes da valor a una Denominación “Indicación Geográfica Protegida”. El “título” lo tiene que dar la Unión Europea, ante quien el enfrentamiento entre panaderos de la Comarca no está pareciendo un buen comienzo para una “denominación de origen”.

El problema comienza porque dos panaderos, en concreto “Molletes San Roque”, de Antequera y “El Antequerano” de Fuente de Piedra, pretenden ser las únicas empresas que formen el futuro Consejo Regulador. El resto, como era de esperar, lo ha denunciado ante la Unión Europea, que es quien tendrá que decidir si obliga a que todos los productores que cumplan unas normas mínimas, formen parte de ese Consejo, como es de lógica. El abogado de los demandantes, José Carlos Moreno, considera que el intento de monopolizar la denominación de origen “es una vulneración de la normativa de la libre competencia“. Antonio Báez, uno de los productores que estos pretenden dejar fuera afirman “Los dos miembros de la asociación se han preparado un traje a medida. Debería ser sólo para la ciudad de Antequera o abrirlo a toda la Comarca“. Se da la circunstancia de que en la asociación está una panadería de Fuente de Piedra y la de Antequera, cabecera de Comarca. Pero quieren impedir el ingreso en la Asociación y en la futura denominación de origen -si la UE lo permitiera- a otros productores de la propia ciudad y de Mollina, que se encuentra más cerca de Antequera que Fuente de Piedra. No es que la distancia tenga que marcar el derecho a pertenecer o no; lo que demuestra es que Mollina y Humilladero también están en la misma comarca.

El asunto, espinoso ya de por sí, podría valorarse negativamente por parte de las autoridades de la Unión. Si así fuera, ese sería el “mérito” de los panaderos exclusivistas. Pero, antes que nada, constituye un comportamiento monopolista de lo más negativo, egoísta, monopolista, insolidario, que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Antequera, que lo ha llevado a FITUR sin tener en cuenta al resto de productores de molletes, no ya de la Comarca, sino de la propia ciudad. Los productores apartados aseguran que el apoyo público empeora las cosas, aunque el alcalde se disculpa con un leve “apoyamos una iniciativa positiva para el interés de la ciudad”. Pero olvida que el mollete que recibe su nombre no es obra tan sólo de dos panaderías.